¿Qué requisitos deben concurrir para que prospere un recurso de casaciòn basado en la denegación de una prueba?

¿Qué requisitos deben concurrir para que prospere un recurso de casaciòn basado en la denegación de una prueba?

Nos enseña la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo, en su sentencia de 12 de julio de 2016 que “los requisitos para que prospere un motivo de casación en relación con la denegación de una prueba, son los siguientes:

a) La prueba ha de haber sido solicitada en tiempo y forma.
b) La prueba solicitada ha de ser pertinente, necesaria y posible.
La pertinencia hace referencia al objeto del proceso; son, por consiguiente, impertinentes todas aquellas pruebas que no tienen ninguna relación con el objeto del proceso, esto es, con lo que constituye la base fáctica de los escritos de acusación y defensa.
La necesariedad se refiere a la capacidad de la prueba propuesta para razonablemente poder presumir que su realización alterará el fallo.
La posibilidad es una referencia a la capacidad de la prueba propuesta de ser llevada a cabo, teniendo en cuenta las circunstancias de tiempo y lugar. Aquí ha de tenerse en cuenta el principio de proporcionalidad.

c) Ante la denegación de la prueba debe haberse formulado la correspondiente protesta.”
Añade el alto Tribunal, examinando el asunto que resuelve en el recurso que “en el presente caso, en relación con las pruebas de cuya denegación se queja el recurrente en su recurso de casación, en el escrito de defensa solicitó los resultados de las analíticas y la declaración de un testigo, sin explicar en modo alguno tal solicitud, por lo que la respuesta del Tribunal Territorial Quinto es absolutamente correcta: no son pertinentes por no guardar ninguna relación con el objeto de enjuiciamiento y en cuanto a la testifical por carecer de utilidad para el esclarecimiento de los hechos, pues no tiene intervención ni relación alguna con ellos. La defensa en el acto de la vista y después de practicada la prueba testifical (folio 560 vuelto) vuelve a solicitar la prueba testifical del testigo que le había sido denegada; no añade explicación alguna.

En el motivo del recurso ya realiza alguna pequeña explicación: considera que «las pruebas propuestas evidencian la animadversión que sentía el obrante del parte (…) contra mi patrocinado».
Y, en relación con las analíticas estima que «cada poco tiempo y sin motivo solicitaba que mi patrocinado se sometiera a las analíticas, siempre con resultado negativo y seguramente buscando con ello un motivo para echarlo de las Fuerzas Armadas».”

Advierte la Sala que “sin embargo, lo cierto es que la parte recurrente no explica fundada y racionalmente porque la práctica de tales pruebas hubiera alterado el sentido del fallo. La práctica de las analíticas es consecuencia del plan antidroga del Ejército y su práctica en nada afecta al presente proceso. En cuanto a la existencia o no de animadversión; tal argumentación en todo caso va dirigida en relación con la declaración del Cabo 1º que dio el parte, pero olvida el recurrente que existió un testigo presencial de los hechos y otro que oyó voces y entró enseguida en la habitación, por lo que la capacidad hipotética de la indicada prueba de alterar el fallo es nula. Por todo lo indicado el motivo debe ser desestimado.”

WHITMANABOGADOS
www.whitmanabogados.com
Sede Central: Explanada de España nº 2, 1ºdcha. Alicante