¿Puede un Grupo operativo del Cuerpo Nacional de Policía distinto de la Unidad de Asuntos Internos proceder a la detención de un agente del CNP si no se trata de un delito flagrante o de violencia de género y no hay delegación ni investigación judicial abierta?

La Orden INT/28/2013, de 18 de enero, por la que se desarrolla la estructura orgánica y funciones de los Servicios Centrales y Periféricos de la Dirección General de la Policía en su artículo 4 dispone que a la Unidad de Asuntos Internos le corresponde investigar y perseguir las conductas funcionariales constitutivas de infracciones penales y aquellas otras contrarias a la ética profesional de los miembros del Cuerpo Nacional de Policía y de los funcionarios destinados en el Centro Directivo.

Partiendo de esta Orden, cabe preguntarse si es posible que una Unidad distinta -sin petición ni delegación efectuada por la Unidad de Asuntos Internos y sin autorización judicial habilitante- ostente competencia para detener a un miembro del Cuerpo Nacional de Policía, cuando no concurre delito flagrante o de género ni esta actuación ha sido puesta en conocimiento previo de la autoridad judicial ni de la Unidad de Asuntos Internos competente.

En nuestra opinión, la respuesta es sin duda de sentido negativo, pues consideramos que no es posible realizar la detención, ni siquiera podríamos añadir, continuar la investigación de unos hechos que afectan a un agente del Cuerpo Nacional de Policía si ésta no se efectúa por la Unidad de Asuntos Internos y/o con autorización judicial.

Cabe preguntarse entonces qué consecuencias tendría el que un grupo operativo determinado con unas funciones concretas de policía judicial ajenas incluso al ámbito territorial de investigación de un presunto hecho delictivo dé curso a una investigación y proceda a efectuar la detención de un agente del Cuerpo Nacional de Policía.

Creemos que esta actuación, efectuada por quien carece de competencias, es merecedora inicialmente de la oportuna investigación por parte de la correspondiente Unidad de Asuntos Internos, para depurar las responsabilidades en materia disciplinaria en que hayan podido incurrir quienes han procedido a la detención de un compañero.

Consideramos también que ello podría también tener cierta relevancia en materia de garantías procesales, con reflejos constitucionales, en relación con la validez de la detención y las actuaciones posteriores, sin olvidar que estos hechos también, en nuestra opinión, podrían ser constitutivos de infracción penal.

WHITMAN ABOGADOS
www.whitmanabogados.com
info@whitmanabogados.com
Tlfno: 965-21-03-07