La Seguridad Social reconoce los nódulos de una teleoperadora como enfermedad profesional

La Seguridad Social reconoce los nódulos de una teleoperadora como enfermedad profesional